yellow-brick-road-pic

Posfarc

Por: Willy Drews

En: debates - opinión -

Todo parece indicar que el año que se acerca, SI NO aparece ninguna sorpresa grande –remember BREXIT, el NO, TRUMP…–, empezará el periodo que se ha dado por llamar el “posconflicto”. Este término solamente podrá aplicarse cuando se firmen con el ELN, EPL, PARAS y BACRIM acuerdos como el que se firmó este año –dos veces– con las Farc. Este período –que se debería llamar “posfarc”– se caracterizará por una disminución considerable de la guerra y el comienzo de la recuperación de un país que se levanta de sus cenizas después de más de medio siglo de angustia y muerte.

Esta guerra, además de sus numerosos muertos y más deudos, ha dejado municipios arrasados, pueblos abandonados del presupuesto y de la mano de dios, y poblaciones cuyo desarrollo se congeló y el éxodo convirtió su crecimiento en negativo. En teoría, una buena parte del dinero que antes se gastaba –malgastaba– en la guerra se invertirá en la restauración de las áreas urbanas y rurales más afectadas por ese conflicto, ensañado en una población vulnerable que perdió sus familias y sus bienes, obligada a emigrar a las ciudades donde le arrebataron finalmente lo último que le quedaba: su identidad y su arraigo. Pero no todos vivimos igual la tragedia de los últimos sesenta años: el contacto de los habitantes de las grandes ciudades con la guerra se redujo a noticias periódicas en los medios, que nos sonaban lejanas y a las cuales nos acostumbramos.

El 2017 se recordará por la salida de una crisis que marcó varias generaciones de colombianos que habitaban en la periferia de los principales centros urbanos, entre la pobreza y la miseria y cerca del infierno. Todo ciudadano tiene una responsabilidad con este renacimiento, especialmente el arquitecto. Según nuestro código de ética, debe: interesarse por el bien público con el objeto de contribuir con sus conocimientos, capacidad y experiencia para servir la humanidad. Y ofrecer desinteresadamente sus servicios profesionales en caso de calamidad pública.

Detrás de esta gran crisis se adivina una gran oportunidad de tener unos pueblos más ordenados, con un plan de desarrollo viable y juiciosamente planeado, con servicios adecuados de salud, educación, cultura y recreación. Esta oportunidad se presenta especialmente importante para dos grupos de colegas: el primero lo constituyen los oriundos de las regiones más deprimidas, que el mercado laboral los detuvo lejos de su tierra al culminar sus estudios. Es el momento de regresar al sitio de sus mayores y hacer por los suyos lo que les dicta el deber y el corazón.

El segundo grupo es el de los arquitectos jóvenes que empiezan a labrarse un nombre y un futuro, que pueden iniciar su ascenso profesional demostrando con proyectos urbanos y arquitectónicos de pequeño formato, que con buena arquitectura no se necesitan obras grandes para hacer grandes obras. Finalmente, todos los arquitectos –tanto los del SÍ como los del NO– tenemos que ponernos la misma camiseta y trabajar en lo que el país nos pida, aportando al posfarc no uno sino muchos granos de arena, ladrillos y concreto, y haciendo nuestra mejor arquitectura. La buena arquitectura hace mejores pueblos, y mejores pueblos hacen mejores ciudadanos.

* Imagen tomada de aquí.

Comparte este artículo:

Deja un comentario