¿Plagio, coincidencia o inspiración?

Por: Benjamin Barney-Caldas

En: crítica -

Agosto 10 – 2012

En Enero 5 de 2009, Architects: MOS, Michael Meredith y Hilary Sample, publicaron su proyecto Ordos 100, localizado en Ordos en el interior de Mongolia, China, diseñado en 2008 y construido en 2009 (haga click aqui)

En Junio 19 de 2009, la Administración Municipal de Santa Marta suscribió un convenio de cooperación para la construcción de un jardín social en el barrio Timayuí (haga click aquí)

En Octubre 23 de 2009, se anuncia que Giancarlo Mazzanti donará el proyecto (haga click aqui) .

O sea que hubo casi diez meses de diferencia entre la publicación de Ordos 100 y la iniciación probable del proyecto de Timayuí, o mínimo cinco, y no son simplemente coetáneos como insinúa ahora Francisco Ramírez, miembro del Jurado de la Bienal que le otorgo una Mención.

La semejanza evidente entre los dos proyectos (ver Mutatis mutandis) puede configurar un plagio (copia de una obra ajena), habida cuenta de que cuesta pensar en otra coincidencia, pues las semejanzas con otros proyectos contemporáneos son precisamente la característica de los trabajos de Mazzanti, ya desde los primeros.

Todos los edificios se parecen parcialmente a otros, por lo que el plagio se configura solo cuando el parecido es notable a uno solo, y no son evidentes los cambios ineludibles que se deberían haber hecho, o que existen cuando se trata de una coincidencia.

Es el caso, por lo visto, del Museo de la Vega Baja de Toledo, proyecto de Mansilla y Tuñón, de 2010, que también es asombrosamente “parecido” a Ordos 100, como dice el arquitecto Sebastian Sepulveda , pero en el que es evidente que alude a la arquitectura vernácula de La Mancha.

Por eso el meollo del asunto del pre escolar en Timayuí está en si se cambió lo que se debía cambiar (mutatis mutandis). Las casas de Ordos 100 están inspiradas, según sus autores, en la tipología de las casas tradicionales de patio combinada con chimeneas solares para su enfriamiento pasivo en verano y su calentamiento en invierno (ver: http://www.mos-office.net/). Pero tambien es evidente que se basan en las “yurtas” mogolas , las que nada tienen que ver con el cálido trópico caribeño, aunque desde luego se abren para el verano.

Como señala el arquitecto Mauricio Pinilla, los lucernarios superiores y las ventanas de esquina, de gran tamaño, son muy inadecuados en Timayuí para tener interiores frescos ( Mutatis mutandis ). Además los módulos cambian de orientación con respecto a su asoleamiento sin que se modifiquen en consecuencia sus fachadas, las que permanecen iguales.

Y por supuesto está el problema de la imagen adecuada para un barrio como Timayuí, pues lo pertinente no es cuantos proyectos se parecen al de Mazzanti, como cree Ramírez, ya que todos se parecen es a la capilla de Fermini de Le Corbusier, cuyo proyecto data de 1961 (ver: www.plataformaarquitectura.cl/…/terminan-iglesia-proyectada-por-le-corbusier/). El asunto es mas vale cual debería ser la apariencia de un pre escolar allí.

Sin duda su imagen debería ser mas la de una “ranchería” wayúu (ver: www.rancheriawayuu.com/), con sus apropiados cerramientos que dejan pasar la brisa y dan penumbra a sus interiores, que la de una cerrada “yurta” mongólica en invierno.

Pero precisamente nada de esto mereció la atención del Jurado de la Bienal, que se limitó a premiar un proyecto totalmente ajeno al clima, paisaje y tradiciones de Santa Marta “por sus contribuciones parciales”. (haga click aquí)

¿Cuáles? ¿A qué? ¿Estuvieron en el sitio comprobándolo?

Benjamin Barney Caldas

Comparte este artículo:

7 pensamientos en “¿Plagio, coincidencia o inspiración?

  1. Hernandez Ruben

    Estamos acostumbrándonos a que solo unos cuantos académicos o profesionales defienden la profesión y/o sientan una posición critica.

    Me uno a este control social que ustedes brindan porque las agremiaciones y universidades que forman este tipo de profesionales, brillan por la ausencia de tomar alguna posición.

    Añadiría como comentario estudiar que en el fondo esta el mensaje y las palabras mágicas a manera de pedagogía invisible que la Bienal de Arquitectura nos esta enviando de golpe sin querer:

    -Plagiar, coincidir o inspirarse en otro proyecto para ser premiado-

    ……cuando estudiábamos en la Nacional y uno estaba perdiendo el taller, otro estudiante solidariamente decía:

    – “fusile mijo fusile”, que los profesores y los jurados no se darán cuenta.

    Cordial saludo
    Rubén

  2. Maricio Rojas Vera

    Un cosa es tener el mismo lenguaje y otra muy distinta ,contar la misma historia…..Y otra cosa aparte, es contar la misma historia de diferente manera!

  3. Pingback: Torre de Babel » Blog Archive » El flautista de Hamelín

  4. Carlos Morales Hendry

    En una de las primeras novelas de Ian Fleming, James Bond debe enfrentarse con el temible Dr. No. Bond se cruza discretamente con el Dr. No en varias oportunidades. Este cae en cuenta del hecho y dice entonces su famosa frase: “La primera vez es casualidad, la segunda, coincidencia, y la tercera es enemigo en acción…”

    Sucederá lo mismo en la Arquitectura? Si el proyecto de un arquitecto es muy parecido a otro puede ser casualidad, y si a un segundo proyecto le sucede lo mismo puede ser coincidencia. A que corresponderá la tercera vez?

    Carlos Morales

  5. Mauricio Rojas Vera

    Creo mas que un tema de repertorio arquitectónico, si es propio o no. El asunto importante es si es pertinente o apropiada la solución (B.Barney) Si es capaz de contar una nueva historia entre la arquitectura y el lugar, (cultural y físico) entre el espacio y sus habitantes o si simplemente basta el fenómeno Duchamp mal traducido del arte (R.Iglesia) de descontextualizar objeto y lugar para así generar por si solo un fenómeno valido y profundo. O si solamente se limita a la Accion de la nueva puesta en escena o a quien no la ha tenido. Siendo así es la misma historia con mismo lenjuage solo que contada en otro sitio, por lo tanto no es nueva solo novedosa. Para quien no la conoce. El tema creo acá es mas cultural, tenemos la arquitectura que demandamos y será la que merecemos. mientras no seamos capaces de contar y encontrar en nuestra sociedad nuestras apropiadas historias.
    Pd. Yendo a temas menos academicos, que ayudan a repensar el oficio, Es mas que preocupante la vivienda de poca calidad arquitectónica y urbana en los pasquines de ventas inmobiliarias, que nos paso? La gente ya no sabe que es la buena arquitectura de vivienda que tanta gloria nos ha dado??? O perdimos el vinculo con la gente???

  6. Mauricio Rojas Vera

    Al buen apunte de Carlos Morales, se me viene otra película a la mente: los sospechosos de siempre! Por que siempre serán los mismos? Que además no contestan,,,, creo hay que abrir algunos nuevos debates con mas interracion. Nuestras ciudades mientras se destruyen a si mismas! Rabiosas.

Los comentarios están cerrados.