Medellín, capital de la arquitectura de vanguardia de segunda mano

Por: torredeb

En: debates - urbana -

Julio 4, 2010

El proyecto ganador en el concurso para la ampliación del Museo de Arte de Medellín,  proyecto de 5-51 Supersudaca Perú, tiene una sorprendente  semejanza  con el proyecto de Herzog & de Meroun para la ampliación del Tate en Londres: un apilamiento de cajas rectangulares,  anexadas  al volumen lineal de las antiguas plantas industriales. Los interesados pueden apreciar la similitud en las imágenes de ambos proyectos, que incluyo a continuación:

5-51 supersudaca Perú

Herzog & De Meuron, Tate 2

El proyecto escogido en este concurso es el de mayor impacto mediático, siendo desechadas propuestas originales de mayor valor arquitectónico, y por consiguiente, menos arquitectura-espectáculo, como las de Alejandro Aravena, Juan Herreros, Rafael Iglesias y  Enrique Norten.

La intención de seleccionar un proyecto de carácter mediático queda corroborada con el otorgamiento del segundo puesto para el escandalosamente ruidoso proyecto de Izaskun Chinchilla.

Izaskun Chinchilla

El resultado de esta premiación  resulta absolutamente lógico, dada la participación en el jurado de Lorenzo Castro y Camilo Restrepo, quienes pertenecen al grupo arquitectónico mediático que produce la mayoría de proyectos públicos en Medellín, y que se autocalifica de vanguardia.

Alejandro Aravena (Elemental)

Rafael Iglesias

Juan Herreros

Enrique Norten

Desde  el éxito turístico del Guggenheim de Bilbao, y de los proyectos en Paris de la época Mitterrand, hacer espectáculo con la arquitectura es una operación estratégica de la política para hacerse visibles y “vender” una ciudad mundialmente.

Nuestra versión tercermundista de esta práctica es aún más sofisticada, ya que no solamente se logra construir íconos arquitectónicos que generan turismo, sino que al adjudicarle una dedicación social se logra un mayor reconocimiento en los medios internacionales.

Esta practica implica hacer proyectos cuya fortaleza está en la imagen y en su capacidad de ser mediatizada ampliamente; desgraciadamente, en la gran mayoría de proyectos de este tipo en nuestro medio, al priorizar la imagen externa, se sacrifica la calidad ambiental de sus espacios, y quienes tienen que sufrir las regulares condiciones de estos espacios, amén de su carencia de sostenibilidad, son las mismas clases desprotegidas a quienes desvergonzadamente se les publicita su beneficio.

Las beneficiarias reales de esta operación de mercadotecnia político-arquitectónica, son las imágenes de políticos y arquitectos.

Esto me lleva a preguntar: ¿cómo representar de manera adecuada, seria, profunda y contundente las transformaciones que se están dando en otras ciudades como consecuencia de acciones sociales y de mejoramiento de los contextos más deprimidos? ¿cómo lograrlo sin caer en la frivolidad, en la moda, en el gesto fútil y pasajero?

Tal vez la respuesta está en el mismo concurso: la arquitectura pura y dura como la de Aravena, Herreros, Iglesias y Norten es una muestra de que lo que es posible, arquitecturas que hablan de ellas mismas, sin llegar a la triste solución de reciclar arquitecturas foráneas de vanguardia, y las cuales celebran los medios como si fueran el colmo de la creatividad y la originalidad.

Con este hecho, Medellín ha terminado por contener la más interesante colección de piezas de arquitectura no originales, inspiradas en piezas de vanguardias foráneas previamente  publicitadas.

Hacer un tour de estos edificios, tal vez sea una buena oportunidad para quienes se interesan en la arquitectura de vanguardia y quieran ahorrarse unos pesos y poder conocer varias piezas de arquitectura mediática en boga en solo lugar. Incluyo para los interesados la lista de proyectos para este tour en Medellín, acompañados por su símil foráneo:

-Biblioteca España en Santo Domingo Savio, Medellín, Giancarlo Mazzanti

Centro Multimedia City University Hong Kong-David Chipperfield (proyecto)


-Estadios para Juegos Suramericanos en Medellin-Giancarlo Mazzanti, Felipe Mesa

Ciudad de la innovación ,Navarra-Kohle, Oiza y Araujo


-Plaza Mayor, Medellín -Giancarlo Mazzanti, Daniel Bonilla.

Museo Universitario de Alicante-Alfredo Paya


-Plaza Mayor, Medellín ,Auditorio-Giancarlo Mazzanti, Daniel Bonilla.

Aula  Magna Universidad Central de Venezuela, Caracas-Raul Villanueva, Alexander Calder


-Parque Explora-Alejandro Echeverri

Casa PR 34, Mexico D.F. – RojkindArquitectos


Guillermo Fischer


Imágenes:
Concurso MAM, Medellin: Revista av proyectos numero 035
Herzog de Meuron
http://www.dezeen.com/2007/04/01/tate-modern-2-by-herzog-de-meuron/

Comparte este artículo:

6 pensamientos en “Medellín, capital de la arquitectura de vanguardia de segunda mano

  1. Pingback: Tweets that mention » Blog Archive » Medellín, capital de la arquitectura de vanguardia de segunda mano -- Topsy.com

  2. Omalix Martinez

    Escribo para hacer una correción. El Aula Magna de Raúl Villanueva y Alexander Calder está en la Universidad Central de Venezuela en la ciudad de Caracas. No existe la Universidad de Caracas.

  3. Hugo Mondragon

    CRÍTICA Y OPINOLOGÍA DE LA ARQUITECTURA.

    Leo el artículo y me pregunto:

    ¿Es acaso este un artículo de crítica de arquitectura o se trata simplemente de opinología?

    Como crítica me parece que el articulo deja mucho que desear.
    Desde su título es provocador, pero no en el sentido que buscan serlo algunas obras de arte, sino en un sentido más vulgar.
    Digamos que es burdamente”escandaloso”.

    Voy a concentrarme solamente en uno de los flancos que ofrece el trabajo.

    El artículo trata sobre la ilegitimidad de la copia -algo que el autor parece no saber que ya de por sí es discutible- y sobre la vanalidad de la arquitectura iconográfica.

    No obstante, el punto de partida del crítico es paradójicamente iconográfico!!! Ahora entiendo cuando en el Proyecto Histórico Tafuri citaba a Ginzburg diciendo “(…) el perro que cree morder un hueso, cuando en realidad se está mordiendo la cola”.

    Luego, en un procedimiento “crítico” que insulta la inteligencia de sus lectores, el “crítico” nos quiere convencer que bastan dos imágenes publicadas “inocentemente”, para que le demos permiso de apuntar con su dedo acusador a los copistas.

    Yo digo NO!

    No es suficiente.
    No es serio.
    No es riguroso.
    No es ético.

    Si quiere que lo acompañemos en su cruzada en contra de los copiastas e iconoclastas…DEBE CONVENCERNOS.

    Haga su trabajo!!!

    Construya un argumento sólido y póngalo a prueba.
    No tome atajos.
    Este es un asunto muy serio -Me refiero al trabajo de crítico, no al asunto de la copia-

    A mi me da lo mismo si hay arquitectos que se copian o no. No tengo ningún prejuicio con eso. A mi me da los mismo si hay arquitectos que tiene una entrada al proyecto desde la imagen o desde el espacio; desde la forma o desde el material o desde…me da exactamente lo mismo.

    Creo que si se trata de un trabajo sólido, riguroso, bien hecho, está bien.

    Lo demás es fundamentalismo.
    No me interesan los fundamentalismos.

    Lo que no me da lo mismo es que alguien piense que la semejanza iconográfica, y el poner dos imágenes una lado de la otra como prueba de la existencia de un supuesto original y una copia, son el enfoque y los procedimientos del trabajo crítico.

    Esto es un insulto.

    La crítica de arquitectura es mucho más que eso.
    Sólo basta leer al Barthes de La Torre Eiffel.

    Y si después de leer a Barthes -o a cualquiera otro crítico de oficio- no se está dispuesto a hacer TODO ese trabajo. Si lo que se pretende es la descalificación fácil, ligera, superflua, poco fundamentada, contradictoria, etc, etc, etc…entonces “señor crítico”, renuncie a hacer crítica.

    Así no nos hace perder el tiempo a quienes de buena fé visitamos esta página.

    Yo le pregunto a los editores de la página:

    ¿Es esta una página de opinología o hay acaso algunos acuerdos básicos para elegir lo que se publica como crítica de arquitectura?

    Saludos cordiales.
    Hugo Mondragón L.

  4. Guillermo Fischer Autor

    Apreciado Hugo:

    Agradezco su atención a mi ligera nota sobre la arquitectura espectáculo, para su tranquilidad, le aclaro que no estoy interesado en convertirme en “crítico”.
    Obviemos la discusión sobre mi pertenencia al mundo de la crítica.

    Al malgastar el tiempo de quienes visitan esta pagina con esa discusión, nos hemos perdido de una buena oportunidad para que un crítico de altura, como su persona, nos pueda aportar sobre el fenómeno contemporáneo del uso de la arquitectura espectáculo con fines políticos, y que utiliza como estrategia, la reutilización de imágenes ya producidas por vanguardias foráneas.
    Cordialmente lo invito a reflexionar sobre el tema, en la forma profunda y seria que Ud. mismo estima es la correcta para un crítico.

    Cordial saludo,

    Guillermo Fischer

  5. Sergio Aguía

    La reflexión que motiva el artículo me parece oportuna y muy importante, pues no es nuevo en la historia que el precio de estar a la “vanguardia” sea desfigurar ciudades, cuya identidad se ha formado y ha madurado gracias a la rigurosidad que décadas, o incluso siglos de uso han reclamado de las obras arquitectónicas y espacios públicos que las componen.

    Quizás la reflexión en el caso colombiano sea más simple: es posible para un arquitecto hacer un “trabajo sólido, riguroso, bien hecho” en un mes de dedicación parcial (plazo promedio para concursos de arquitectura en Colombia)? ; o más aun es posible para un jurado (en no más de 16 horas) identificarlo entre veinte, treinta o más propuestas?

  6. Victoria Solís Pauwels

    Opino, tal vez ingenuamente, que esta página es una digitalización de lo que sucede siempre en reuniones de arquitectos en cafeterías, restaurantes, a la salida de seminarios o en alguna reunión de amigos.

    Atacarse no debería ser una opción y mantener la cordura es lo más sensato. Sabemos que hay diferentes formas de pensar, que el rigor no es uno de los temas centrales en nuestra arquitectura, que queramos o no, estamos plagados de proyectos muy visuales sin mucho contenido y que arquitecturas, como las que se hacían otrora, hay muy pocas.

    Fundamentalismo o no considero que éste es uno de los pocos espacios que se prestan para empezar a formar críticos, ya que esa materia no está incluida en el pensum de ninguna universidad y que sólo se consigue con la experiencia, propia o ajena y que se dá tan bien aca.

    Si me equivoco o no no importa, si estoy de acuerdo o no tampoco, estoy en mis años formativos, sólo dejo a consideración de todos, los que escriben, los que leen, los editores de los que habla Hugo y los visitantes casuales de ésta página, si no es más prudente llamar las cosas por su nombre, empezar a encausar esfuerzos y lograr, de una vez por todas, que nuestra arquitectura, además de tener un valor visual, esté llena de contenido.

Los comentarios están cerrados.