Hace rato que no reto

Por: Willy Drews

En: mi ciudad - urbana -

 

 

“…y hay días en que somos tan lúgubres, tan lúgubres

como en las noches lúgubres el llanto del pinar.

El alma gime entonces bajo el dolor del mundo,

y acaso ni Dios mismo nos pueda consolar.

Mas hay también ¡Oh tierra! Un día…un día…un día…”

Porfirio Barba Jacob

 

…en que amanecemos tan desafiantes, tan desafiantes, que quisiéramos desvestirnos en una cabina telefónica y salir con una capa y una letra en el pecho a desafiar malhechores; o si las fuerzas no nos alcanzan para ser Superhéroes, embestir molinos con un caballo flaco y un escudero gordo; pero si tampoco llegamos a caballeros andantes, al menos retar a todos los que conocen ó deberían conocer el proyecto aprobado por la curaduría 4 para el rascacielos BD Bacatá en Bogotá.

 

Comienzo con el Sr. Comprador de uno de los 396 apartamentos, y lo reto a que me diga si examinó detenidamente el proyecto antes de pagar entre $ 5.404.500 y $ 7.845.063 por metro cuadrado, y comparó precios con lo ofrecido en los sitios más caros de Bogotá, por ejemplo el barrio La Cabrera (estrato 6), donde según la revista Propiedades y Remodelación Nª 19 de junio de 2011, aparece el “Precio del metro cuadrado en Bogotá.” entre $ 5.500.000 y $ 6.800.000, con “acabados lujosos como pisos en mármol o similar, enchapes y grifería de lujo, fachada de estrato alto y cocina tipo europeo”.

 

Sospecho que no lo hizo puesto que compró, y paso entonces a explicarle como es el acceso, según aparece en el plano aprobado A.01.01. Se llega a un vestíbulo en el primer piso y de allí se pasa al hall de ascensores que mide (léalo bien), un metro con cincuenta de ancho!  O en otras palabras, aproximadamente el equivalente a dos hojas del periódico El Tiempo extendidas en el piso! Cuando llega el ascensor, usted tiene que recostarse contra la pared del fondo para que quienes llegan puedan salir!. Como contra la pared solo caben 17 personas y en el edificio habitan aproximadamente mil, los demás que aspiren a subir en ese momento tendrán que hacer cola en el vestíbulo, o pedir un turno, o solicitar cita telefónica con anterioridad. Este mini espacio se repite en todos los pisos.

 

Yo sé que si lo reto a que se imagine que pasa si en ese momento llega un trasteo, me va a contestar que no hay problema pues el trasteo entra por el sótano: veamos que pasa entonces con el camión del trasteo. Cuando va llegando, se encuentra una cola de varias cuadras de algunos de los 737 vehículos que tratan de entrar por una puerta (entrada y salida) que mide seis metros!, (plano  A.0101) espacio que ni siquiera alcanza para un vehículo entrando, otro saliendo, cabina de control, máquina expendedora de tiquetes, separador, andén de protección, vigilante y perro. Para que se haga una idea de la situación, lo reto a que se imagine la entrada vehicular a cualquier centro comercial, (Centro Andino, por ejemplo) un sábado en la tarde; elimínele dos de las tres entradas y una de las dos salidas, y agréguele a la actividad comercial 396 apartamentos, 138 oficinas, y un hotel de 542 habitaciones. Espero le haya quedado claro.

 

Asumamos en vía de discusión, que el camión del trasteo lleva un santo al volante, quien después de esperar las  horas que sea necesario logra acercarse a la puerta y trata de llegar al segundo sótano donde hay 4 puestos de descargue con una altura de dos metros con cincuenta (planos A.1.-2  y A.02.05). No lo logra. No cabe el camión. Entonces usted decide hacer el trasteo en su automóvil y al llegar al estacionamiento asignado (con servidumbre) no puede pasar pues su compañero de desgracia (mejor dicho, de servidumbre) se fue de vacaciones y no dejó las llaves. De todas maneras no habría podido sacar el trasteo pues escasamente puede abrir parcialmente las puertas de un lado, en un puesto de dos metros con veinte de ancho, pegado  contra una cortina de concreto (planos  A.1.-2 a A.1.-6, ejes C a R, 11 a 13). La solución, Sr. Comprador, es que venda el carro, el sofá, el piano y la cama doble, y haga el trasteo en taxi y arrastrando dos maletas y una camándula. La camándula es para que pida que no haya un temblor ó un incendio, pues evacuar mil personas asustadas de un edificio de 55 pisos por dos escaleras, no es tarea fácil.

 

El siguiente turno es para el Sr. Comprador de una  oficina, y el reto es que me confiese si estaba enterado de los precios del mercado. El precio del metro cuadrado de oficinas en el BD Bacatá en este momento, varía entre  $ 4.150.913 y $ 5.308.000 dependiendo del piso (dato de la oficina de ventas 30 6 2011). En la página 66 de la revista Propiedades y Remodelación ya citada, aparece el “Precio del metro cuadrado en oficinas de Bogotá.” Para las mejores oficinas (tipo AAA) en la zona más cercana al centro, el Centro Internacional, con mejor ubicación, menos problemas de movilidad y mayor demanda,  se estima un valor por metro cuadrado entre $3.900.000 y $4.100.000.

BD Bacatà

Torre Caja Madrid

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si usted la compró para su uso personal  no se preocupe, resígnese;

Si la compró para alquilar o revender, preocúpese;

Si la compró para estar en uno de los edificios más altos del mundo, desilusiónese: en la página Emporis, hay doscientos de más de 239 metros;

Si la compró por la originalidad del edificio, no se emocione tanto; consulte como referencia el proyecto de Norman Foster, Torre Caja Madrid.

 

El Sr. Comprador de un FiDi  del Hotel sabe que “Los FiDis no son una inversión financiera: no garantizan una rentabilidad ni su redención en un plazo determinado”, pues así  lo aclara la propaganda. Yo le tengo un reto: Que confiese si antes de comprar, se enteró de cuales son las principales características del Hotel. Si no fue así yo lo entero. El hotel ofrece 542 habitaciones (según la primera propaganda) o 364 (según la última), repartidas en 57 pisos. En siete de ellos (43 a 49) hay siete habitaciones por piso; en cuatro (53 a 56) hay tres suites por piso, y en los últimos cinco, solo un apartamento por piso!. Esto hace costosa e ineficiente su operación. Sin embargo los promotores calculan las utilidades con base en una tarifa de $ 270.000 para el primer año. Reto a un operador hotelero a que me diga si cree que podría ser competitivo con este hotel, esa localización y esa tarifa, teniendo en cuenta que el Hotel Ibis, por ejemplo, nuevo, eficiente y ubicado en un mejor sitio, tiene en este momento una tarifa de aproximadamente $ 112.000.

 

Y como si esto no fuera suficiente

El Hotel Tequendama queda en frente.

Y si este argumento no lo conmueve,

Compare el Centro Internacional con la calle 19.

 

Finalmente decidí hacerme un auto-reto: Tratar de recordar si en mis 52 años como profesional y profesor había conocido un proyecto con un mayor desprecio por lo funcional, un menor sentido de las proporciones, y un comprador, que no está en capacidad de entender planos, más confiado. Mi respuesta fue no. Ante esta auto-derrota solo me queda retar a cualquier profesor de cualquier semestre de taller de diseño, de cualquier Facultad de Arquitectura, a que califique este proyecto.

 

Amamos los ritos. Nuestro complejo tercermundista nos lleva inevitablemente al rito de adorar, de rodillas y en silencio, los ídolos arquitectónicos que nos llegan de fuera, por ser “los más”: Los más grandes, los más raros, los más  feos, o los más malos; o simplemente por ser una muestra apabullante de invasión extranjera. (Se dice invasión ó inversión?). Y después del rito de adorar, compramos.

 

Hace rato que no reto, pero hoy he roto un rito.

 

 

Willy Drews

 

Comparte este artículo:

4 pensamientos en “Hace rato que no reto

  1. Francisco Pardo Téllez

    Posiblemente Willy Drews deja para una nueva arremetida quijotesca contra tan alto Molino de Viento la visión del vecino cándido e ingenuo que ante las obras iniciadas y las no acabadas de la Administración Distrital no sabe ya para donde coger, por que su caserón empolvado y estremecido ya no aguanta una inversión más; bueno posiblemente aguanta una mano de pintura y unos arreglos.. lo que no aguanta es su bolsillo ya que la rentabilidad sostenible de esa zona de Bogotá limitada por el occidente con la cra. 7a, por el oriente por la Av. 3a, nor el norte con la vieja traza de la Quebrada San Diego, que hoy abierta con prevaricados y peculados aún denominamos Cll. 26 y por el sur con la Cll. 19 o Avenida Ciudad de Lima, hace rato que anda mal.
    No es la “Zona Te” o la “Ge”, ya no es el barrio Las Nieves, ya dejo de ser “pueblo nuevo”, es un crisol apagándose que por muchos esfuerzos acumulados no ha logrado tener el calor suficiente para transformarse en una zona progresista del centro de la ciudad
    http://www.barriosdebogota.com/wp-content/uploads/2010/10/Barrio-Las-Nieves-207×300.jpg
    De nada vale tener entre sus joyas la Biblioteca Nacional, la Universidad Jorge Tadeo Lozano, que predio a predio, con bar y prostíbulo al fondo logro canjearlos por espacio público y un especial centro de enseñanza, la Universidad Central que también en buena parte a contribuido a generar actividades en la zona,de tener vigentes especiales hitos arquitectónicos como el Teatro Faenza y el México; su perfil variado de añosas casas de un piso de múltiples y a veces peligrosos usos, combinadas con los vacíos de las que cayeron para destinarlas a estrechos parqueaderos, los bellos y desconocidos edificios de renta de los años cincuenta, muchos con especiales improntas que juegan como en una irregular caja dental con más modernos y más altos edificios de oficinas…por que ahora, salvo que pase algo extraordinario, serán aplastados por el impacto de la Megatorre del BD Bacatá.
    Como lo insinúa Willy, no se ven trazas de un estudio de movilidad que disminuya el impacto de la nueva torre, que tenga en cuenta que pese a las obras viales arteriales circundantes el trafico por sus estrechas calles seguirá en aumento y que la paciencia no es una de las virtudes de los bogotanos y las filas de acceso y salida vehícular en la calle 20 generaran más de un infarto y bastantes madrazos y puños.
    Lastima que en el basamento no se hubiera respetado el edificio existente o por lo menos su escala (http://img638.imageshack.us/img638/7098/foto0009jr.jpg) y que dentro del estudio del impacto no se hubiera sugerido un esquema de circulación peatonal que más allá del edificio colabore para hacer más amable con la zona y con la misma zona comercial, dada la magnitud de escala lo que muestran en los vídeos de promoción, como en el del Metro de Samuelillo Pillo, no se va a cumplir por lo menos en lo que a la asoleación de terrazas y plazoletas se refiere.
    Y el pobre vecino mientras tanto colocará un aviso, ofreciendo en renta su inmueble convencido en que terminadas las obras algún “chapetón” vendrá a comprarle el predio en euros.. y sus biznietos lo recordarán…

  2. Jorge Calderón

    Con todo esto, lo único que me pregunto es:

    ¿Que respondería Willy Drews si algún día se encuentra con un cliente que le solicite diseñar una torre muy alta para la ciudad de Bogotá?. ¿Aceptaría o no?

  3. Willy Drews

    RESPUESTA A JORGE CALDERON

    Me he pasado la vida buscando identificar el mejor camino y evitar los obstáculos que el destino nos atraviesa, lo cual me ha obligado a caminar mirando el piso. Seguramente por no mirar al cielo me he privado de muchos placeres espirituales, pero también he aprendido cosas útiles. Como no pisar cáscaras. Esa cáscara que Usted me pone no la pienso pisar, así que le ruego la recoja, pues es mal visto dejar basura tirada.

    Le dejo sin embargo los siguientes datos para que Usted mismo se conteste su pregunta: Nunca he aceptado ni aceptaré un encargo que atente contra mi ciudad o el bienestar de la comunidad; que busque el lucro a costa del correcto funcionamiento de los espacios; que no respete el entorno ni resuelva al menos los problemas creados por él mismo; ni mucho menos, que no se ciña a las normas que por ética y por ley todos estamos obligados a cumplir. No importa si se trata de un edificio de 66 pisos, ó la casa para un perro.

    WILLY DREWS

  4. Juan Luis Rodriguez

    Jorge Calderón “se” pregunta si Willy Drews aceptaría la vagabundería de cambiar de opinión respecto a la torre Bacatá, si fuera a él, a Drews, a quien le ofrecen la jugosa oportunidad de llenarse de plata con el diseño de la torre.

    Me parece que Calderón está preguntando a sí mismo si él sería capaz de no aceptar. Pero preguntarle esto a Willy Drews no tiene el menor sentido, porque la respuesta está contenida en sus escritos. Y para quien lo conozca, también en su pasado y su carácter.

    En vista de ya que se metió en esto, invito a Calderón que nos lo diga cuál es su respuesta. Entre tanto, antes de darle a él mi propia respuesta a su pregunta, le recuerdo que cuando Cuando Lucas Ospina escribió un artículo en La Silla Vacía sobre Las Torres del Este, un espontáneo identificado como eigenheit, le preguntó:

    “¿Usted sabe cuánta gente vive en Bogotá? ¿Cuáles son las proyecciones de habitantes en Bogotá para el 2019? ¿Cuántas de esas personas que viven hoy no tienen casa? ¿Qué dice el Plan de Ordenamiento Territorial acerca del manejo de predios para evitar expansión?, bueno si no lo sabe, se lo dejo de tarea.”

    A lo que yo mismo, evitándole a Ospina la molestia, le respondí:

    “Supongamos que las proyecciones para el 2019 fueran 15 millones, o 20 millones para el 2018, o 23.4 millones para el 2021, da igual. Si estudia arquitectura y cree que un argumento como éste justifica la arquitectura de estos edificios, le propongo pensar en un cambio de oficio y utilizar el argumento para la publicidad de la próxima equivocación de Davivienda, esta vez con los cerros de Bogotá”.

    Ahora le agrego a eigenheit: no es que yo tenga una particular aversión por los negociantes y publicistas y por la vulgaridad de su espíritu ciudadano y arquitectónico. Lo que lamento es que nuestros emprendedores y comerciantes estén en manos de un gremio de arquitectos tan mezquino.

    Y ahora sí le respondo a Calderón. Decir que sí a su pregunta, que si a uno le ofrecen la desmesurada e inapropiada torre, “pues la acepta”, equivale a afirmar que puesto que la violación es inevitable lo mejor es relajarse y disfrutarla.

Los comentarios están cerrados.