Carta abierta a Francisco Pardo

Por: Germán Téllez Castañeda

En: teoría -

Estimado Pacho:

Puedes, si quieres, poner en tu blog la presente . Por mi parte, la enviaré a Torre de Babel. Se trata de algunas precisiones en un tema poco grato del cual ya estoy harto, de modo que debo fijar mi posición en algo que se nos fue de las manos a todos hace rato. Con ésto quiero que pongas en contexto mi indignación en la crónica que titulé El Flautista de Hamelín.

Cuando comenzó lo que hoy podemos llamar l’ affaire Mazzanti o debate Biblioteca España-Bienales expuse en Torre de Babel que la cuestión de la originalidad de autoría creativa o la “copia” o el canon compositivo, etc. eran fenómenos históricos de vieja data en arquitectura, muy matizados hoy circunstancialmente, por lo que no quise pronunciarme sobre la filiación de una obra del arquitecto Mazzanti que no conocía personalmente. Luego de visitarla y desencantarme por completo respecto de ésta pasé, a otras consideraciones distintas de insistir sobre si en efecto el arq. Mazzanti estaba (o no) plagiando alguna otra obra anterior o simplemente diseñaba, como tantos otros, tomando de la historia muy reciente y de aquí y allá para formar lo que muchos consideran un inaceptable coctel o club sandwich arquitectónico en algunas o todas sus obras. Esto ya no me interesa grandemente. Que Mazzanti plagie o copie o sea un incomprendido creador de maravillosa arquitectura –según el ángulo desde el cual se mire- no me parece que sea el punto a tratar. Pienso que razón tienes al solicitarle a Guillermo Fischer más calma en el asunto de un posible plagio de algún rasgo constructivo en una de sus obras. Creo que le hemos dado a Mazzanti y sus “cocinados” más importancia de la que realmente tienen.

Pienso también que el edificio de Fischer y sus asociados es buena y aceptable arquitectura y el de Mazzanti no pasa de ser un mediocre ejemplo de construcción comercial, al menos en su insignificante aspecto exterior. Para mí, ahí termina el asunto. Nos equivocamos quienes hemos intervenido en lo que algún colega llama “la paliza” a Mazzanti. Probablemente estamos dando palos, pero de ciego, en este caso.

¿De qué se trata entonces? Repasemos la historia. El arq. Mazzanti recibe el encargo profesional de diseñar una biblioteca pública en una comuna de Medellín. En lugar de producir una edificación modesta y discreta, pero funcional y utilitaria, capaz de integrar sin dificultad su presencia en un medio urbano que no puede ser más hostil a cualquier forma construida distinta de la de más viviendas de ocasión, decide que su papel como arquitecto no es ese sino el de aprovechar esa insólita ocasión para cobrar fama y celebridad personales mediante un proyecto de relumbrón, extraño y exótico, brutalmente contrastante con su entorno. Al relumbrón irritante, eso sí, lo separa una muy tenue línea divisoria de la más exquisita banalidad.

Para ello proyecta unas formas escultóricas enormes que pueden ser o no copias, evocaciones o innovaciones de otro proyecto internacional similar ya existente. Dentro de este espectacular y pretencioso envoltorio, como si se hubiera acordado a última hora del objeto original del encargo profesional que le hicieron, Mazzanti coloca, mal que bien, una pequeña biblioteca que no puede ser más convencional ni conformista, la cual no se saluda con su extraño contenedor, es decir con la rèclame destinada a atraer la atención crítica y publicitaria sobre una obra que, de otra manera, no tendría mayor importancia.

Unos colegas, quizá bien intencionados, señalan entonces, vehementemente, el posible plagio y con ello le otorgan una celebridad polémica al arq. Mazzanti que, por decir lo menos, es muy discutible. Mazzanti replica que él ve la misión del arquitecto (el arquitecto es él, claro está) sobre la tierra como una entronización del coctel formal construido como resultado de alguna incomprensible “ciencia proyectual” o como se diga en argot vanguardista. Entonces, Mazzanti ¿qué es, un arquitecto genial o un copista de 3a clase? Cada quién puede tener su propia idea al respecto.

Ese gesto nos regresa a la cuestión básica: además de estar en la tierra como humildes servidores de la sociedad que nos da trabajo, ¿los arquitectos debemos gesticular y fastidiar para que nadie olvide nuestra vanidosa condición de semidioses, de misteriosos gurús de las formas construidas, y para que nadie olvide que somos muy capaces, si nos permiten, de destruir toda una ciudad, construyendo? Sigo con la historia: como nunca antes, independientemente de qué tan valiosa pueda ser la obra del Arq. Mazzanti, los medios de comunicación, azuzados o no por éste y por sus seguidores y patrocinadores, se lanzan sobre un personaje que aparentemente estaban requiriendo de urgencia y lo elevan al cielo (por ventura estaremos haciendo un convenientísimo mártir o por lo menos un héroe de segunda clase de Mazzanti?). La vanguardia arquitectónica y constructiva colombiana, atenta a descubrir lo que la puede impulsar y beneficiar, descubre en Mazzanti el personaje “icónico” que presumiblemente – con la ayuda de periodistas y universidades norteamericanas, – llevará la arquitectura colombiana por el “buen” camino. Éste se presta con gran sentido de la oportunidad a los excesos publicitarios de periodistas, funcionarios oficiales y gremiales y compañeros de academia a un grado que ningún arquitecto colombiano había alcanzado previamente y menos en plena juventud.

Sólo Rogelio Salmona, ya en los últimos años de su vida y su meritoria labor, tuvo una celebridad mediática vagamente similar a esto que presenciamos actualmente. No es posible,actualmente y en vista de lo anterior, distinguir qué puede ser periodismo interesado de veras por el tema y qué, publicidad o propaganda pagada. Las dos cosas se parecen hoy como gotas de agua y no por culpa del arq. Mazzanti. Este simplemente aprovecha en beneficio propio el desagradable clima mediático de su época.

Esto, en sí, puede ser igualmente reprochable o elogiable. Encuentro muy significativo y muy de la época que un estudiante de arquitectura me contestara con displicencia a una pregunta mía sobre las razones que había tenido para plantear en determinada forma su proyecto : …es que como ahora todo vale…¿Complejo de culpa o instinto defensivo?

Para ciertas capas de la estructura social, los arquitectos somos semidioses, magos, chamanes. Para otras, ojalá minoritarias, somos payasos o farsantes, cómplices de cuanto desastre urbanístico padezcan nuestras ciudades o artistas geniales incomprendidos para siempre. Ante la gravedad de esa cuestión, ¿qué importa que el arq. Mazzanti y otros copien o no? ¿o que la alharaca propagandística haya invadido también lo que antes era algo más discreto y tolerable?

GERMAN TELLEZ C

Comparte este artículo:

Un pensamiento en “Carta abierta a Francisco Pardo

  1. Francisco Pardo Téllez

    Gracias Germán por tus líneas, solo insisto que ante hechos más graves y preocupantes como la “santa” promoción de Vargas Lleras de “regalar” 100.000 viviendas a los más pobres, en “no se sabe” y menos “como son” hemos guardado demencial silencio..

    Si Mazantti se copia a Fischer o a Foster no me interesa y menos si es al revés; lo que si me preocupa hoy de Mazantti es es su irresponsable alteración del perfil del Parque de la Independencia por falta de contextualización de su proyecto con el entorno y la escala inmediata, razones tendrá pero no las conozco y lo que me imagino habla de una irresponsabilidad crasa.

    Germán, la calidad de la arquitectura en Colombia no se debe medir por la magnitud del proyecto y mucho menos por la simpatía o popularidad del arquitecto (Y más si tiene ascendencia foránea y todos hablan mal de él), nos hemos acostumbrado a una sub-valoración personal y profesional que nos hace mediocres, que obliga a estas discusiones bizantinas sobre los EGOS y sus sensiblerías olvidándonos de la esencia del ejercicio de la Arquitectura.

    Abría mejor que proponerle a las cadenas nacionales de Tv (Caracol y RCN) que compraran los derechos de estas “peleas de arquitectos” y al igual que en “ESCOBAR, el Patrón del Mal” luego de ver agresiones, traiciones, clavadas de Te y Escuadra a traición, ahorcados con paralela y virus que transforman a Revit en un simple PaintNet para que luego sacaran un álbum con figuritas y hasta con edificios recortables y coleccionables (Ya vio los modelos de El Tiempo?) que se raparían todos los estudiantes de Arquitectura, y luego los más fanáticos intercambiarían…

    -Un Mazzanti por 2 Fischer y le agrego a Bermudez…?
    -No mejor deme a San Agustín de Hipona (urbanismo) por un Aravena…

    Por tanto estamos de acuerdo, no gastemos tanta pólvora en gallinazos!!

Los comentarios están cerrados.