“ARQUITECTURA, REPRESENTACIÓN, FOTOGRAFÍA”

Por: torredeb

En: reseñas -

 

 

 

Gianni Braghieri Proyectos 1970-1990

 

Presentación Aldo Rossi

De Gianni Braghieri, quien fue mi alumno en el Politécnico de Milán y mi asistente en el Instituto de Universitario de Arquitectura de Venecia, y con el cual también he trabajado durante muchos años, no puedo hablar más que con admiración y afecto. En estas últimas obras él continúa una investigación que ha seguido siempre con serenidad y claridad: la materia, los colores y la disposición de los edificios están siempre unidos a la misma matriz. Braghieri no conoce las incertidumbres y mucho menos los desequilibrios por más positivos o negativos que sean. Y por esto he hablado de serenidad, como si fuera muy consciente que la verdad se encontrará al final de esta búsqueda.

 

Hablando de él no me gustaría escribir una introducción genérica y prefiero continuar con el análisis de una obra suya. Se trata del emplazamiento del proyecto en Nosedo para el Sistema de Depuración de Aguas residuales. La amplia introducción de caracteres técnicos y de cuestiones ligadas al emplazamiento mismo, cuestiones muy importantes para las grandes ciudades, dan un cuadro, diría yo, completo de las dificultades encontradas, de las soluciones elegidas y de la técnica usada, recorriendo el difícil iter del proyecto desde el inicio hasta su aprobación. Esto resulta casi como un manual que se adhiere a los hechos y es indicativo para otros proyectos de este tipo. Tal es el equilibrio del proyecto entre paisaje y construcción, exigencias técnicas y garantías ecológicas, de modo que la arquitectura del proyecto parece nacer “naturalmente” de este conjunto de factores. Pero la arquitectura, como otra obra del hombre, no nace “naturalmente”: nace más bien de la comprensión y la representación que el arquitecto es capaz de hacer.

 

Es este el sentido de la introducción a la obra de Gianni Braghieri: aquí el arquitecto ha sabido darnos una síntesis de todos los problemas a través de la forma, y con esta la elección de los materiales y, lo más importante, la dimensión. No la dimensión métrica prescrita por el proyecto, sino la dimensión de esta arquitectura que parece trasladada de la dimensión del campo Lombardo, de las filas de arboles, (olmos, moreras, álamos) que desde siglos marcan la tierra de la baja lombardia. Se necesitaría volver a Carlo Cattaneo, “a la tierra impregnada por la fatiga del hombre” para entender la belleza de esta unión entre la arquitectura y la tierra. Y justamente Gianni Braghieri insiste sobre estas bellas tavole, que hemos podido admirar en la Bienal de Venecia, donde la representación topográfica se vuelve línea directriz de lo construido y conjunto con el paisaje. Paisaje donde la granja lombarda emerge como una tipología fijada desde la villa romana hasta nuestros días. En el modelo del emplazamiento visto desde el norte, el arquitecto describe un conjunto de granjas y casas rurales como si fueran un proyecto suyo y de hecho es la premisa de su proyecto.

 

Gianni Braghieri ha estudiado durante muchos años como estudiante y docente del Politécnico de Milán nuestro territorio lombardo y aquí traduce su conocimiento, si se quiere académico, en una construcción concreta. Así nacía la gran arquitectura civil, la arquitectura civil que no tiene necesidad solo de grandes temas pero que se revela esencialmente en la intervención precisa; lo que en ingeniería se llama el “artefacto”, encuentra en la arquitectura una ampliación que lo hace, por así decir, fundamento de la arquitectura misma: el puente, la galería, la calle y también la división del suelo que no es solo de naturaleza topográfica. Viendo esta obra confío en una renovación de la arquitectura civil y sobre todo viendo y también estudiando el “Emplazamiento de Nosedo”, me parece que de esta estrecha relación entre necesidades técnicas y voluntad figurativa pueda renacer esta arquitectura civil, desafortunadamente deteriorada por intervenciones municipales, a menudo manipulada y que no tiene en cuenta la importancia que esa ha tenido para la ciudad y el campo. Es también y sobre todo porque estos lugares entre la ciudad y el campo no deben volverse periferia urbana, sino ser como cremalleras de una planificación diferente del territorio. Con esta arquitectura Gianni Braghieri nos demuestra que una obra en sí modesta y por fuera de los grandes temas de la arquitectura puede y debe ser objeto de estudio y de atenta proyectación. En este caso Gianni Braghieri nos ha ofrecido una solución ejemplar, y ha entendido cómo ameritaba ser tratado el tema.

 

Texto publicado en S. Tringali, R. La Rosa (Curadores) de Gianni Braghieri Proyectos 1970-1990, L.C.T., Módica 1990

 

Gianni Braghieri

 

Arquitecto italiano nacido en Villa d’Adda, Provincia de Bérgamo, Lombardía (1945). Se graduó como arquitecto en el Politécnico de Milán (1970), y empezó a trabajar en el despacho de los arquitectos Giorgio Grassi y Aldo Rossi. Investigador de tiempo completo en el Instituto Universitario de Arquitetura de Venezia (1980), donde obtuvo la plaza para la cátedra de Composición Arquitetónica (1986). Luego fue profesor titular de la cátedra de Arquitectura y Composición Arquitectónica en la Facultad de Ingenería de la Universidad de Palermo (1988).

 

También ha sido profesor titular de la Cátedra de Composición Arquitetónica en la Facultad de Arquitectura del Politécnico de Milán (1991), y profesor titular de la misma Cátedra en la Facultad de Ingenería de la Universidad de Bolonia (1994). En 1999 fundó la Facultad de Arquitectura “Aldo Rossi” en la Universidad de Bolonia, la que presidió hasta el 2005.

 

Ha sido profesor visitante en diversas universidades del mundo, entre las que se cuentan Princeton; la Ecole Polytecnique Federale, Lausanne,Suiza; la Universidad de Siracusa y el Politécnico de Gdansk (Polonia).

 

Comparte este artículo: